MARTA DE LOS PÁJAROS 2019

info@martadelospajaros.com

Marta de los Pájaros para Movimiento            

De Quincey's Artificial Paradises

De Quincey´s Artificial Paradises (2016) es una serie presentada para el proyecto de Bárbara Aurell Movimiento (espacioenblancoestudio.com). Su matriz reside en el ensayo de Thomas de Quincey Confesiones de un inglés comedor de Opio, publicado en la revista London Magazine en 1821. El título, vuelve la mirada hacia el concepto de Paraíso Artificial, entendido como aquel estado mental y emocional derivado del consumo de estupefacientes. Además, también rinde homenaje a los Paraísos Artificiales (1860) de Baudelaire, inspirados, a su vez, por la obra del autor británico.+

Así, tanto esta literatura “drogada” en particular como los cimientos del pensamiento romántico del siglo XIX en general, devienen el eje sobre el cual giran las seis obras que configuran esta serie. Éstas, nacen de una doble voluntad: la de redescubrir a De Quincey, ensombrecido por figuras literarias muy cercanas a él, como Wordsworth y Coleridge; y la de des-arrinconar el género ensayístico, tan residual frente a la eclosión de la novela inglesa del siglo XIX, desde un nuevo campo de exploración: el collage.

Artificial Paradise N.1 El despertar del espectáculo (2016)

Artificial Paradise N.2 Inbound [journey to an ecstatic state] (2016)

Artificial Paradise N.3 When writing battles hunger(2016)

Las Confesiones devienen motor de una prolífera sucesión de textos literarios y científicos que, desde entonces, han venido tratando los efectos artísticos y psíquicos del uso de las drogas sobre la mente humana. Por ello, a partir de la apropiación, reinterpretación y puesta en valor de su esencia, encuentran en este proyecto un espacio de reconocimiento, en el que la palabra se diluye en imagen y la prosa en un complejo cosmos visual.

Las piezas pretenden recuperar y poner de manifiesto, desde una dimensión eminentemente simbólica, determinadas experiencias de placer y tormento vividas por el comedor de opio, deviniendo, escenarios que encierran, en cada caso, un Paraíso Artificial.

Cada Paraíso ha sido minuciosamente estudiado, conceptualizado y proyectado a partir de materiales cuya conjunción pretende evocar tanto los rasgos que definen el estilo narrativo y filosofía de De Quincey, como las particularidades de los paisajes y los hechos que transcurren a lo largo de su ensayo.

 

Artificial Paradise N.4 Tártaro [O la hija ilegítima del Sr.Doble B ](2016)

En contraposición a la “literatura del conocimiento o anti-literatura” cuya intencionalidad transmisora, didáctica e informativa está vinculada al mundo materia, el lenguaje plástico que articula las obras vehicula la mise en scène de lo que De Quincey denomina “literatura afectiva”. Ésta, apela a un entendimiento discursivo más elevado y reclama una retroalimentación implicando la participación de un interlocutor. Por ello, las obras se refugian en la categoría kantiana de lo sublime, ámbito en el que el espectador puede sentir conscientemente las emociones evocadas tanto por las propias composiciones como por los hechos y

pensamientos de los personajes que las habitan. De esta forma, la prosa apasionada de De Quincey se diluye aquí en imágenes, gráficos, hilos, maderas que se aúnan al compás de un lenguaje potente, capaz de generar ritmos, texturas, movimientos vehementes que se acercan comparativamente a una pieza musical.

Artificial Paradise N.5 Ann's Labyrinth (2016)

Artificial Paradise N.6 Onyric Fall (2016)

Así mismo, en algunas piezas, el estilo verbal del autor se traduce en estructuras encerradas que recrean laberintos, sótanos, interiores, todos ellos lugares simbólicos derivados del escenario del misterio romántico. En otras, estas estructuras no pretenden recrear lugares físicos sino inmateriales, como el universo de la memoria o el espacio abigarrado de los sueños.

Parajes, todos ellos, cristalizados en una temporalidad interrumpida, en los que se narran momentos epifánicos protagonizados por figuras desposeídas, personajes asociales, prostitutas, huérfanas etc. cuyas naturalezas simples, sencillas, bondadosas y generosas representan las emociones humanas en su estado más puro y encajan perfectamente con el De Quincey que esta serie pretende proyectar: un comedor de opio que, a su vez, es hombre de letras y filósofo. 

En definitiva, De Quincey´s Artificial Paradises muestra el verdadero espectáculo que yace oculto tras la reserva que acalla los errores y flaquezas del género humano. Espectáculo que suspende toda cuestión ética y no resulta aterrador únicamente para la sensibilidad británica del siglo XIX, sino que aun hoy, atemoriza a la sociedad del siglo XXI.

 

MOVIMIENTO #53 Marta de los Pajaros